Castellón/Número 84/Rutas por la Comunitat Valenciana

#N84 | Culla, frente al Penyagolosa


La comarca del Alt Maestrat está coronada por el imponente Penyagolosa, la segunda montaña más alta de la Comunidad Valenciana con sus 1.813 metros sólo superada por el Cerro Calderón, de 1.838 metros, ubicado en el Rincón de Ademuz. que visitamos en el número anterior de Mediadores de Seguros.

Culla es un lugar único donde se entremezclan una parte importante de naturaleza, de impresionantes paisajes en el estado más puro y salvaje, junto con los vestigios aún latentes de épocas pasadas, propias de las civilizaciones que le aportaron su historia e identidad: prehistórica, musulmana, templaria … Una identidad propia, algo que le transfiere al municipio una atmósfera legendaria, casi mística.

Un recorrido por sus calles y monumentos nos transportará y mostrará la Culla más medieval y mágica: las ruinas del Castillo Árabe, el Granero del Comendador también conocido como la presó, la Iglesia Parroquial del Salvador… Un trayecto repleto de historias sobre caballeros templarios y de leyendas de amores imposibles entre culturas.

Comenzamos por el paseo a través del carrer Pla, la vía principal de Culla en la época medieval. Al inicio de la calle se situaba la Plaza del Mercado, donde existía una puerta de entrada al recinto amurallado: El Portellàs. La calle unía la Plaza del Mercado con el centro del pueblo, donde estaba el Ayuntamiento y la Iglesia.

En esta calle podemos contemplar casas que conservan sus antiguas puertas divididas en horizontal, así como anillas donde ataban a los matxos (mulos) cuando los preparaban para la carga.

Todavía podemos ver en alguna de ellas los ventanales tintados en un azul celeste que los hace resaltar sobre las fachadas de piedra. Según la leyenda, los antiguos habitantes de Culla pintaban sus ventanas con el objetivo de ahuyentar los malos espíritus y ánimas errante.

La Iglesia parroquial del Salvador, (en la página anterior), fue construida sobre otra anterior a principios del siglo XVIII. En el interior se encuentra el retablo de San Roque, tríptico en pintura del siglo XVI, y la estatua en piedra de El Salvador, patrón del municipio de Culla, de estilo gótico y que data del siglo XV. En su término municipal también hallamos la ermita de San Roque, construida en el siglo XVI, y la de San Cristóbal, construida a finales del siglo XVIII.

Si seguimos caminando por las calles de la población llegaremos hasta el castillo, conservado hasta el siglo XIX, cuando fue arrasado fruto de las guerras carlistas, que en este punto de la geografía valenciana tuvieron uno de sus escenarios principales. Aún así se conservan interesantes vestigios, como la Torre de Frare Pere y la puerta de entrada a la Barbacana del Castillo, con los escudos de armas de la Orden de Montesa.

Antes de la subida al castillo Culla ofrece otros interesantes edificios, como “la Presó”, datada entre los siglos XIII y XIV), antiguo Granero del Comendador que fue utilizado como prisión durante las guerras carlistas. El antiguo hospital, del siglo XVII, fue rehabilitado en 1993. Además, cuenta con un gran número de casas y hoteles rurales que la convierten en un destino idóneo para pasar unos días de vacaciones o realizar una escapada de fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s