Número 79

El ahorro para el futuro, ¿una quimera en España?

Investment of money III
Las cifras son concluyentes. El aprobado es escaso y con pocas perspectivas de mejora a corto plazo. Ese es el principal titular que ha dejado el Estudio de Preparación para la Jubilación de Aegon, hecho público el pasado mes de octubre y que examina cómo repercute el aumento de la esperanza de vida en la forma en que la gente planifica su jubilación.

Esta conclusión va en línea con otros estudios, como el Allianz Pensions Sustainability Index, que indica que de un total de 54 países de todo el mundo estudiados España, ocupa el puesto 45 en el índice de sostenibilidad de las pensiones, bajando una posición en comparación con el ranking de 2014. Y todo en un contexto en el que se la mayoría de países ha mejorado la sostenibilidad de sus sistemas de pensiones.

Volviendo al informe de Aegon, con una puntuación de 5,0 sobre 10, España presenta un nivel bajo de preparación para la jubilación (muy lejos de la media 5,8). Solo Japón tiene un nivel inferior de preparación para la jubilación, y España no ha mejorado en los últimos cinco años.

Ciertamente, los españoles necesitan una llamada de atención para la jubilación. Resolver el problema de la jubilación debe verse como una responsabilidad compartida. Exige el compromiso de todas las partes interesadas —gobiernos, sector, empresarios y particulares— para que asuman activamente su responsabilidad, establezcan un diálogo para una jubilación inclusiva y pongan en práctica soluciones para que todo el mundo tenga la oportunidad de conseguir la seguridad financiera a largo plazo.

En todo el mundo los países se enfrentan a un cambio sin precedentes que supone, al mismo tiempo, problemas y oportunidades. El concepto de la jubilación está cambiando; la esperanza de vida sigue aumentando; se intensifica la presión sobre los gobiernos y los sistemas de pensiones; cada vez es mayor la responsabilidad que recae sobre el individuo.

La sociedad tiene dificultades para mantener el ritmo de este cambio tan rápido. Son muy pocos los que ahorran y planifican bien su jubilación. La mayoría necesita más asesoramiento financiero y herramientas de planificación para afrontar el futuro y mejorar las perspectivas de su jubilación. Además, la idea que se tiene de cómo será el paso a la jubilación no es realista, a menos que cambie el sistema de trabajo.

Según el estudio, “es muy poco lo que se ha avanzado desde 2012 en la conducta del ahorro para la jubilación entre los trabajadores españoles, que todavía van a la zaga de otros países en cuanto a su preparación. Hay que trabajar más para que la gente pueda disfrutar de una vida tranquila y segura cuando se jubile”. Parecida conclusión aporta el informe de Allianz. Según Mylène Sabatini, autora del informe, “aún queda mucho por hacer para que el sistema de pensiones sea más sostenible, especialmente debido a que se espera que la población envejezca rápidamente en las próximas décadas”.

Entre las demoledoras conclusiones del estudio hay una especialmente preocupante: las actitudes de los españoles que contribuyen a la preparación para la jubilación apenas han cambiado.

A pesar de todo más de la mitad de los trabajadores españoles (57 %) se siente personalmente responsable de garantizarse unos ingresos suficientes durante la jubilación y casi la mitad (46 %) es consciente de que es necesario realizar una planificación económica para este período. Sin embargo, aunque el nivel de concienciación ha mejorado respecto del 44 % de 2012, el nivel de responsabilidad personal ha bajado del 64 % que había entonces.

En este sentido, casi un tercio (32 %) de los trabajadores españoles cree que su planificación personal para la jubilación está bien hecha, cuando en 2012 esta cifra era del 29 %. Una cuarta parte de los trabajadores (25 %) afirma que está ahorrando lo suficiente para la jubilación, lo cual supone un ligero descenso (26 % en 2012). El 36 % de los trabajadores cree que conseguirá el 75 % o más de los ingresos que necesitará para su jubilación (37 % en 2012).

Por otra parte los españoles están muy de acuerdo en que el Estado sea responsable de financiar la jubilación de los ciudadanos. El 81 % cree que el Estado debe ocuparse de las jubilaciones a través de la Seguridad Social. Muchos menos (solo el 51 %) creen que cada cual es responsable y que el trabajador debe ahorrar con un plan privado u otras inversiones. Siete de cada diez creen que los empresarios deben ofrecer beneficios a través de planes de pensiones. Sin embargo, las empresas españolas no están al día en cuanto a la oferta a sus trabajadores de instrumentos digitales para la jubilación. Menos del 10 % de los trabajadores españoles afirma tener acceso a instrumentos digitales como herramientas online para crear modelos de jubilación, acceso digital para consultar y gestionar sus ahorros para la jubilación, talleres y seminarios online que les ayuden a prepararse para la jubilación o a definir y gestionar su cuenta para la jubilación.

Otra conclusión del estudio es que los españoles dependerán en gran medida de la financiación del Estado y calculan que éste aportará el 64 % de sus ingresos cuando se jubilen (muy por encima de la media global del 46 %). Esperan mucho menos de sus empresas que la media global (12 % y 24 %, respectivamente) y menos de su ahorro y sus inversiones propios que la media global (24 % y 30 %, respectivamente).

Algo más de una cuarta parte (27 %) de los trabajadores españoles ahorra habitualmente para su jubilación frente a un 38 % global. Pese a ser baja, la proporción de ahorradores habituales en España ha aumentado ligeramente respecto del 26 % de 2012.

Preguntados por la contribución automática, resulta atractiva para el 59 % de los trabajadores españoles con un descenso de 6 puntos porcentuales. La mayoría de los trabajadores españoles considera atractiva la contribución automática con un descenso del 6 % (59 %), menos que la media global (65 %). Con un 55 %, resulta casi igual de atractiva con un descuento del 8 %, también por debajo de la cifra global (61 %).

Uno de cada cinco trabajadores españoles (20 %) tiene una estrategia escrita para la jubilación y esta cifra viene aumentando desde 2013. La mitad de los trabajadores españoles (50 %) tiene una estrategia para la jubilación. En 2013 era un 41 %. Sin embargo, esta cifra sigue muy por debajo de la media global del 58 %. El 20 % tiene un plan escrito, mucho más que la media global del 13 %.

Casi una cuarta parte (23 %) de los trabajadores españoles tiene un plan alternativo por si no puede trabajar y tiene que jubilarse antes de lo previsto. Los trabajadores españoles que tienen un plan alternativo recurrirán a sus ahorros personales (54 %), a su cónyuge o pareja (26 %) o al subsidio de desempleo del Estado (22 %) si no pueden trabajar.

Algo menos de la mitad (46 %) de los españoles tiene un seguro de vida. Para quienes lo tienen, las consideraciones más importantes son el grado de cobertura (40 %) y también el coste o las primas y que los productos sean claros y fáciles de entender para un 31 %. Los españoles que no tienen seguro de vida dicen que no se lo pueden permitir (32 %) o sencillamente que nunca se lo han planteado (28 %).

Y la hucha pública se vacía
Estos estudios coinciden con un nuevo récord en la nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social en España, que alcanzó los 8.550,64 millones de euros el pasado 1 de septiembre. El incremento interanual desde septiembre de 2015 se sitúa en el 3,11%.

La pensión media de jubilación se sitúa en 1.046,28 euros, lo que representa un aumento del 2,08% respecto al año pasado. En cuanto a la pensión media del Sistema, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), es de 906,37 euros, lo que supone un ascenso interanual del 1,89%.

En síntesis, el conjunto del Sistema público cuenta hoy con 9.433.986 pensiones contributivas, un 1,20% más respecto al año pasado. Más de la mitad, 5.751.702 concretamente, son por Jubilación; 2.359.827 corresponden a Viudedad; 940.165 a Incapacidad Permanente; 342.355 a Orfandad y 39.937 a Favor de Familiares.

Y es que, según Mylène Sabatini, “aún queda mucho por hacer para que el sistema de pensiones sea más sostenible, especialmente debido a que se espera que la población envejezca rápidamente en las próximas décadas”.

Para la directora de Allianz Global Investors para España y Portugal, Marisa Aguilar Villa, las conclusiones de este estudio corroboran que sigue aumentando la necesidad de generar ingresos adicionales para poder tener una renta apropiada para la jubilación.

En el estudio se observa como España ha bajado en el listado de sostenibilidad de las pensiones. Pero muestra también países que han subido en este ranking gracias a las reformas que se han llevado a cabo en su países.

“La reforma de las pensiones iniciada en muchos países hace una década -aumento de la edad de jubilación, reducción de las prestaciones en línea con las expectativas de aumento de la esperanza de vida- está empezando a dar sus frutos”, ha declarado la directora de Pensiones Internacionales de Allianz Asset Management, Brigitte Miksa.

Otros países no solo España han tenido un descenso considerable dentro del ranking de sostenibilidad de las pensiones. Es el caso de Croacia, Rusia, Irlanda, Italia y Suiza. Los motivos de este descenso son dos. En el caso de Rusia es por la crisis económica que esta viviendo. Croacia, Suiza, Irlanda e Italia la bajada del índice de sostenibilidad de las pensiones es debido entre otros factores, del deterioro del futuro demográfico de estos países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s