Noticias del Sector

Sistema Idle-Stop: ventajas

PCX_Idling-Stop-System (Prensa Honda)En los últimos años, el sector de las dos ruedas ha desarrollado significativos avances para reducir el consumo de carburante y las emisiones contaminantes de los vehículos, caso del sistema de paro al ralentí Idle-Stop.

En Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, nos ocupamos de las últimas tecnologías desarrolladas por los fabricantes de vehículos de dos ruedas. Es el caso del denominado Idle-Stop, un sistema de paro al ralentí que minimiza tanto el consumo de combustible como los niveles de emisiones contaminantes y acústicas.

Como ha quedado constatado en otros artículos del blog de Xenasegur, ciclomotores, scooters y motocicletas son ideales para realizar desplazamientos urbanos, ya que, en comparación con el resto de vehículos, permiten llegar antes al destino y ahorrar en combustible, puesto que su consumo es sensiblemente inferior. Y, además, contribuyen a que las ciudades sean más habitables al emitir menos partículas nocivas.

Por lo que respecta a estos dos últimos apartados, los scooters actuales pueden ser más eficientes aún con el denominado Idle-Stop, un sistema patentado por Honda, similar al Start/Stop que lleva utilizándose en el sector del automóvil desde hace bastantes años, que contribuye a reducir los niveles de consumo de carburante y de emisiones contaminantes y acústicas.

Sin duda, se trata de un significativo avance que apreciarán, sobre todo, aquellos motoristas que suelen moverse en scooter por el siempre congestionado tráfico urbano. Porque, ¿han calculado alguna vez cuánto tiempo pueden llegar a estar detenidos ante los semáforos y con el motor en marcha durante un día? ¿Y durante un mes? Y ya puestos, ¿durante un año?

Cómo funciona el Idle-Stop
Este sistema automático de paro al ralentí está gestionado electrónicamente y actúa en base a la información aportada por una serie componentes: la centralita electrónica (ECU), los sensores de velocidad, de temperatura del motor, de posición del mando del acelerador y del caballete, el sistema de arranque y, lógicamente, por el interruptor de conexión ubicado en el manillar.

Una vez en marcha, con el interruptor del Idle-Stop activado y el motor funcionando a una temperatura normal, este último se “desconecta” automáticamente dos o tres segundos después de que el vehículo se detenga por completo. Para que ello sea así, el sensor de velocidad se comunica con la ECU, que, a su vez, se encarga de gestionar la parada del propulsor. En el periodo en el que el motor permanece parado, el sistema también reduce la intensidad de la luz de cruce con el objetivo de proteger la carga de la batería.

Para ponerse de nuevo en marcha, basta con volver a accionar el puño del acelerador. En dicho instante, el sensor envía una orden a la ECU, encargada de volver a activar el propulsor de forma silenciosa y suave. Esta última operación se realiza a través de un alternador, en lugar de un motor de arranque convencional, con el objetivo de minimizar las fricciones internas de la mecánica y el consumo de la batería.

Ventajas del sistema Idle-Stop
-Ahorro de combustible. Como hemos comentado anteriormente, los vehículos de dos ruedas registran un consumo inferior a automóviles, furgonetas, etc. Ello, de por sí, ya supone una ventaja y un argumento de peso para decantarse por un scooter llegado el momento de realizar desplazamientos urbanos.

En el caso de estar dotado con Idle-Stop, el test ECE R40, ampliamente utilizado por los fabricantes para evaluar sus productos, revela que el sistema contribuye a reducir el gasto de carburante en un siete por ciento. De esta forma, se consigue que modelos de 125 c. c. dotados de Idle-Stop registren un consumo homologado de 2,1 litros, posibilitando así recorrer más de 350 kilómetros con un solo depósito.

-Reducción de emisiones contaminantes. En la actualidad, son muchas las grandes ciudades que llevan a la práctica políticas para descongestionar el tráfico, desde limitar el acceso al centro a través de tasas o alternar la circulación de vehículos con matrículas pares e impares. Por lo tanto, una vez más, los scooters se revelan ideales para lograr una movilidad sostenible. Y los equipados con el sistema Idle-Stop más aún, ya que el mismo reduce considerablemente los niveles de dióxido de carbono, hidrocarburos y óxidos nitrosos.

-Reducción de emisiones acústicas. Al hilo del punto anterior, algunos motoristas son “demonizados” por los ciudadanos cuando circulan con un vehículo de dos ruedas cuyo sonido, lejos de ajustarse a las normativas de ruido ambiental, se asemeja al de una moto de competición. En este capítulo, el sistema Idle-Stop también ayuda a reducir las emisiones acústicas, lo cual repercute en un mejor nivel de vida para la sociedad.

-Alarga la vida del motor. Teniendo en cuenta que el motor estará más tiempo parado, los componentes internos sometidos a movimiento y fricción tendrán un menor desgaste, alargando así la vida de la mecánica. Otro argumento más para decidirse por un scooter a la hora de adquirir un vehículo con el que moverse por la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s