Noticias del Sector

Moto en ciudad: ¿Cómo aparcarla correctamente?

como-aparcar-correctamente

¿Acabas de estrenar una moto o un scooter? ¿Vas a moverte con tu flamante vehículo por la ciudad? Si es así, debes tener en cuenta dónde puedes estacionarlo para garantizar la movilidad de los demás ciudadanos y, de paso, evitar ser multado.

¿Utilizas tu moto en ciudad? Debes saber que hay una serie de premisas para aparcarla correctamente.

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, te aconsejamos cómo aparcar tu motocicleta o scooter en ciudad. Recuerda que, al igual que los automóviles, tienen sus limitaciones, pero también unas ventajas indudables.

Como ha quedado de manifiesto en otros artículos, motos y scooters son los vehículos más apropiados para realizar desplazamientos urbanos, ya que, en comparación con los automóviles, permiten llegar antes al destino y su consumo de combustible es mucho menor. Además, sus emisiones contaminantes también son inferiores. Por ello, cada vez cuentan con más adeptos y los ayuntamientos, conscientes de sus ventajas, promueven su uso como ejemplo de movilidad sostenible.

Buena muestra de ello es que en las grandes ciudades se han venido habilitando una serie de espacios exclusivos en la calzada para aparcar motocicletas y scooters. Por norma general, en esas áreas reservadas es donde deben estacionarse en batería u oblicuamente, en función de la señalización, para no mermar el número de plazas disponibles. Pero, ¿qué sucede si las mismas están ocupadas?

En ese supuesto, siempre que esté permitido, se puede estacionar en la calzada junto a la acera, en forma oblicua a la misma y ocupando una anchura máxima de dos metros. Si no queda más remedio que utilizar esta fórmula, es aconsejable que la moto no quede “encajonada” entre dos automóviles. Primero, porque se les puede obstaculizar e impedir que maniobren. Y segundo, y no menos importante, porque nuestra querida máquina puede ser golpeada y acabar en el suelo.

Consejos para aparcar en la acera
Porque las aceras, recordémoslo, han sido concebidas para los viandantes. Por lo tanto, debe garantizarse su movilidad y no obstaculizarles el paso. Y aunque la normativa suele variar en función del municipio, por lo general, en ciudades como Madrid podrás aparcar tu moto en ellas, siempre que su anchura supere los tres metros, teniendo en cuenta las siguientes premisas:

-En primer lugar, asegúrate de que no está prohibido aparcar. Aunque haya estacionadas otras motocicletas, comprueba que no hay señales que lo impidan. Y si existen, deja el vehículo dentro de los límites establecidos. Salirte de ellos, aunque sea por unos pocos centímetros, puede ser objeto de sanción.

-Si la acera tiene una anchura inferior a seis metros, deberás estacionar paralelamente al bordillo y lo más próximo posible a éste, dejando una distancia de unos 50 centímetros para no obstaculizar el movimiento de terceros. Por ejemplo, impedir el acceso o la salida de los usuarios de un automóvil aparcado en la calzada. Además, con ese espacio evitarás que al abrirse la puerta de un turismo, la misma pueda golpear tu moto.

-También, en el caso de que los haya, podrás estacionar entre alcorques, pero no anclar el vehículo a los árboles. Si hubiese más de una hilera en la acera, utiliza siempre la más próxima al bordillo.

-Si la acera tiene una anchura superior a seis metros, la normativa suele permitir estacionar oblicuamente.

-En todos estos supuestos, si eres propietario de un scooter de tres ruedas, tendrás que tener en cuenta si el mismo está homologado como triciclo. De ser así, podrían sancionarte por aparcar tanto en los espacios reservados como en las aceras.

Subir y bajar bordillos
Teniendo en cuenta que se debe respetar a los viandantes y los pasos de peatones, deberás acceder a la acera, y salir de ella, utilizando el bordillo. Antes de realizar la primera maniobra, no intentes superar el desnivel a la primera y a una velocidad excesiva.

Observa la altura del bordillo y, ya puestos, echa un vistazo a las inmediaciones. Lo mismo encuentras un rebaje de una entrada de garaje que te permite subir a la acera más fácilmente. Si no es así, afronta el desnivel en primera velocidad y perpendicularmente, nunca en ángulo, ya que puede costarte una caída, sobre todo si el piso está mojado. Y cuando tengas una rueda en la acera, acciona suavemente el acelerador para completar la operación.

Una vez estacionada la moto correctamente, sin riesgo de ser multado, no olvides colocar el antirrobo y, si lleva accesorios, comprobar el cierre del baúl trasero o las maletas. Aunque vayas a realizar una gestión en las proximidades que te lleve unos pocos minutos, no des facilidades a los “amigos” de lo ajeno.

Cuando abandones la acera y acometas la bajada del bordillo, hazlo de la misma manera que al subirlo: de forma perpendicular a la calzada y con suavidad. Utiliza los frenos para evitar impactos “secos” que puedan dañar los neumáticos y las suspensiones. O peor aún: que acabes en el suelo.

Ordenanzas municipales para aparcar tu moto en ciudad
Al margen de estos consejos prácticos, es recomendable que consultes las ordenanzas municipales, ya que no son iguales en todas las localidades. En cualquier caso, por sentido común, no estaciones tu moto en zonas reservadas a personas con movilidad reducida, carga y descarga, paradas de transporte público o carriles-bici.

Y si estacionas en la acera, toma nota de lo expuesto anteriormente. No dejes la moto junto a una fachada o muy cerca de la entrada a un inmueble. Lo más probable es que entorpezcas la movilidad y acabes enojando a los transeúntes y siendo multado.

Por último, salvo que la normativa o la señalización expresen lo contrario, no podrás estacionar tu moto o scooter en plazas, zonas ajardinadas, calles de prioridad peatonal o espacios destinados a las bicicletas. Ni tampoco anclar el vehículo al mobiliario urbano o dejarlo sobre tapas de registro u otros servicios.

Restricciones de sentido común que no debes tomarte mal. Muy al contrario, piensa en las ventajas que aportan motos y scooters tanto para moverse por la ciudad como llegado el momento de aparcar. Pero recuerda: en la movilidad no vale todo y se ha de convivir con el resto de ciudadanos. Sé el primero en dar buen ejemplo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s