Entrevista/Número 71

“La generosidad de la pensión se puede resentir para sostener el sistema”

_MG_0435-okReelegida como presidenta de UNESPA este mes de junio Dña. Pilar González de Frutos responde en esta entrevista exclusiva a numerosas cuestiones de interés para el sector y para los profesionales de la Mediación.

¿Cuál es la salud general del sector asegurador español?
La salud del seguro español es espléndida. El sector encara la salida de la crisis desde una posición de solidez. Esto es el resultado de una gestión prudente y no especulativa. En estos años de adversidad económica, el sector asegurador no ha dado problemas. No ha abierto los telediarios ni las portadas de los periódicos. En su lugar, ha salido de la crisis reforzado. En concreto, a cierre de 2014, las entidades aseguradoras españolas triplicaban las exigencias de solvencia que establece la regulación.
Durante los últimos años se han atendido todos los compromisos adquiridos con los clientes. Puntualmente. Es decir, el seguro no ha generado quebraderos de cabeza a sus clientes. Ha cumplido como siempre cumple. Esto es un motivo para sentirse orgulloso. Sobre todo si se tiene en cuenta la dureza de la crisis de la que parece que vamos saliendo poco a poco.

¿Falta cultura aseguradora en la sociedad española?
Se ha hecho mucho. El seguro ha ido permeando a la sociedad española en las últimas décadas. La presencia de ciertos productos, como las pólizas de automóviles, las de hogar o las de decesos, está muy extendida en los hogares. Pero queda trabajo por hacer, por supuesto.
Las cifras europeas todavía otorgan al seguro español un importante margen de maniobra en su penetración social. Todavía tenemos un diferencial en nuestra contra respecto de economías bastante parecidas a la nuestra. Podemos avanzar, por ejemplo, a través de la adopción de instrumentos de previsión social complementaria por parte de las empresas en beneficio de sus trabajadores, o en el desarrollo de fórmulas de colaboración público-privada en el ámbito de la salud.

¿Qué mecanismos se pueden poner en marcha para resolver esta situación de desconocimiento?
Es fundamental dotar a la ciudadanía de una cultura financiera básica. El ciudadano medio debe estar familiarizado con algunos conceptos esenciales sobre finanzas porque habrá momentos en su vida que necesitará manejarlos. Debe conocer qué es un tipo de interés, qué quiere decir la palabra “franquicia”, por qué los productos financieros ofrecen distintas rentabilidades, qué entraña asumir riesgo y qué supone contratar una garantía… Por esa razón, estimamos que la formación es fundamental.
El sector asegurador tiene actualmente varios proyectos en marcha destinados tanto a público adulto, como a los más jóvenes. La intención es avanzar en dichos proyectos.
En todo caso, no toda la labor pendiente está en nuestra orilla. La Administración Pública también puede favorecer la cultura de prevención y la transparencia en general. ¿A qué me refiero? Pues, por ejemplo, al envío de una carta anual a los ciudadanos por parte de la Seguridad Social informándoles sobre la previsión de sus derechos de pensión pública. Esta carta, que otros Gobiernos de Europa ya remiten a sus ciudadanos, permitirá a la gente conocer a cuánto ascenderán sus ingresos en el momento de su jubilación y, de esta forma, podrán tomar decisiones informadas.

El pago de las pensiones va a ser, si no lo es ya, uno de los grandes problemas que ha de afrontar España en los próximos años. ¿Se debe avanzar hacia la colaboración público-privada en esta materia?
La pensión pública pervivirá, lo que se debate es si podrá ser tan generosa como hasta hoy. El envejecimiento de la población genera unas tensiones crecientes sobre el sistema. Y como es conveniente asegurar el bienestar de los futuros jubilados, es imperativo concienciar a los adultos sobre la necesidad de ahorrar hoy para el día de mañana.
La fórmula actualmente vigente del factor de revalorización de las pensiones públicas define con claridad las tres palancas que explican que el gasto en pensiones crezca, se estanque o baje: la variación en el número de pensionistas (lógicamente, cuantos más perceptores hay, más se gasta); el impacto del llamado «efecto sustitución» (se tiende a gastar más porque las pensiones nuevas son más altas que las viejas que dejan de pagarse por defunción del beneficiario); y la evolución de la pensión media.
En cuanto se estudian estos tres factores, se hace rápidamente evidente que el margen de actuación de un Gobierno a la hora de embridar el crecimiento del número de pensionistas es muy bajo o nulo, a menos que niegue derechos a quienes ya los están consolidando; y tampoco puede controlar el efecto sustitución pues éste depende de una variable (la evolución histórica de los salarios) que escapa al control de los reales decretos y las leyes.
La conclusión de todo esto es que la única palanca que un gobierno puede controlar es la pensión media; de lo que se deduce que, en la medida en que la demografía presione sobre el sistema, la generosidad de la pensión deberá resentirse si se quiere que el sistema sea sostenible. Ésta es la razón de que digamos que el debate no es si se van a pagar a las pensiones, que se van a pagar; sino cuál va a ser su cuantía.

Ese ahorro se puede canalizar a título particular o en el marco de la empresa, beneficiándose con ello de las capacidades de la mutualización colectiva. Es en este último capítulo donde queda mucho por hacer. España debe emular a otros países europeos y extender los instrumentos de previsión social complementaria en el ámbito de la empresa. Actualmente, sólo un 8% de los trabajadores (principalmente, empleados de grandes compañías) disfrutan de estos instrumentos de ahorro para la jubilación. Fuera quedan quiénes están empleados por pymes y microempresas. Ahí es donde se puede y se debe avanzar. Hay que fomentar la creación de bolsas de ahorro privado que garanticen el bienestar y la calidad de vida de nuestros ciudadanos en el momento de la jubilación. Para diversificar riesgos. Para no depender en exclusiva de la marcha de la hucha pública.

¿Están las entidades preparadas para las exigencias derivadas de Solvencia II?
Las entidades aseguradoras españolas están cumpliendo puntualmente los pasos para amoldarse a Solvencia II. Pero como es lógico, deben estar atentas y ser rigurosas para alcanzar esa meta que comienza a vislumbrarse. El nuevo régimen europeo de evaluación de riesgos y cálculo de requisitos de capital entrará en vigor el próximo 1 de enero.

¿Cómo se puede mejorar la experiencia de compra del cliente en un sector tan especial como el asegurador?
El camino está trazado desde hace muchos años. Si hay un sector que ha apostado e invertido en las últimas décadas por procurar, medir, monitorizar y mejorar la satisfacción del cliente, ése ha sido el sector asegurador. Entre otras cosas por la migración que ha realizado desde un producto básicamente indemnizatorio a un producto prestador de servicios. En esencia, el camino es la fidelización y la instrumentación de herramientas de satisfacción del cliente. Un recorrido que, como he dicho antes, hace tiempo que el seguro comenzó a transitar.

_MG_0436-ok

¿Qué valoración realiza del Plan Estratégico de la Mediación puesto en marcha por el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros?
Todas las iniciativas que buscan potenciar la presencia de los mediadores, como su nuevo plan estratégico, deben ser vistas como positivas. El mediador debe hacer valer ese plus de servicio y asesoramiento que puede aportar al cliente que contrata seguros.

Otra de las iniciativas que incumbe a Aseguradoras y Mediadores es el proyecto EIAC. ¿Cuál es su grado de implantación en las Entidades?
Desde UNESPA, junto a las principales Asociaciones de la mediación, se ha trabajado muy intensamente en este proyecto y se han concluido ya los formatos electrónicos. Actualmente, se trabaja en el seno de TIREA en el proceso de implantación.

Desde las entidades ¿qué valoración se realiza del papel de los Mediadores de Seguros en la distribución de productos aseguradores?
Los mediadores son colaboradores fundamentales de las entidades aseguradoras. Están ahí para asesorar al cliente, explicar el producto y, lógicamente, venderlo. Su labor es clave en el proceso de distribución.
El siglo XXI está dibujando a un ciudadano expuesto a riesgos. Riesgos que no siempre sabe cómo prevenir o mitigar. El mediador de seguros aparece en este contexto como experto, capaz de entender no sólo las necesidades de la persona, sino la forma en que esa persona prefiere prevenir los riesgos a los que se encuentra expuesta. El mediador de seguros es un profesional clave en el momento presente, y lo será más en el futuro.

¿Cuál es el futuro de la Mediación teniendo en cuenta la diversidad de canales con los que tiene que competir?
Los mediadores de seguros tienen su razón de ser y, consecuentemente, pervivirán. De eso no tengo duda. Pero, efectivamente, la aparición y desarrollo de nuevos canales de venta les obligará a centrarse en aquellas áreas donde su labor constituya un valor añadido.
El desarrollo de las tecnologías de la información ha modificado profundamente varios sectores de la economía. Ahí están los ejemplos de la prensa, la industria cultural o el sector de viajes, por citar tres ejemplos. El ciudadano medio consume ahora más información que nunca, tiene una videoteca y una discoteca (playlist la llaman ahora) más extensas que nunca, y se desplaza más lejos y más a menudo de lo que jamás ha hecho en el pasado. Pero disfruta de todos estos servicios de una forma completamente distinta de cómo lo hacía hace apenas 15 años.
Sin embargo, tanto el sector de la prensa, como el del cine, el de la música o el de los viajes han tenido que reorientarse ante la llegada del entorno digital. En el mundo del seguro esa transición no está tan avanzada, pero puede ser una cuestión de tiempo. Los mediadores deben ser conscientes de lo que ha ocurrido en otras industrias y adelantarse a los acontecimientos. Deben identificar su valor añadido y sacarle el máximo partido.

Este año se celebra el 50 aniversario del Consejo General. Como parte del sector, ¿qué balance realiza UNESPA de este medio siglo de existencia del órgano representativo de los Mediadores?
UNESPA da la enhorabuena al Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros por su 50 aniversario. Desde la Asociación consideramos positivo que las distintas fuerzas vivas del seguro cuenten con unos interlocutores que defiendan sus intereses y hagan saber sus opiniones sobre todo aquello que sea de relevancia. Como no podía ser de otra manera, en UNESPA no podemos sino desear lo mejor para el Consejo y esperar que nuestra relación sea en el futuro tan fructífera y provechosa como en la actualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s