Noticias del Sector

Nueve consejos para hacer una compra online segura

Si el comercio electrónico no existiera, habría que inventarlo. Se trata de la manera más cómoda de comprar cualquier producto o servicio desde cualquier sitio que tenga conexión a Internet. Pero… ¿es tan segura como la compra presencial?

La comunidad online de seguros Aimfri.com ha querido responder a esta pregunta con un … pero siguiendo una serie de recomendaciones que harán de la experiencia de compra online algo tan o más positivo que si fuéramos con nuestra cesta a cualquier tienda.

En primer lugar, cualquier comprador debe hacerse cuatro preguntas cuando acceda a un sitio web de comercio electrónico. En primer lugar si la tienda existe realmente y cuenta con un número de teléfono para poder comunicarnos con sus responsables. En segundo lugar nos tenemos que asegurar de que no nos van a cambiar el pedido una vez hayamos facilitado la información de nuestra tarjeta. En esta línea conviene asegurarse de que la información de nuestra tarjeta se use sólo para esa compra, así como que la persona responsable de la tienda tenga medios para saber si la información facilitada es real y legal.

Para responder a estas preguntas el e-comprador no tiene más que navegar por la Red y recopilar la información disponible ya sea en páginas de opiniones de consumidores o en las mismas webs de las tiendas en las que queramos comprar y que deberían incluir información tal como la razón social, contacto y ubicación, métodos verificados de pago, preguntas frecuentes o condiciones de uso.

Si todas las preguntas tienen respuestas tranquilizadoras, podemos seguir adelante y animarnos a probar el comercio electrónico, una herramienta que nos permitirá ahorrar tiempo y dinero, siempre que se haga de forma segura.

No obstante, es necesario seguir una serie de consejos, sobre todo para el comprador inexperto que se enfrenta por primera vez a las comprar electrónicas. Estos son los nueve consejos de aimfri.com para una compra online segura:

  1. Navegar desde una conexión segura. Hay que tener muy claro que si vamos a introducir datos personales y bancarios no es recomendable usar una red wifi pública, sino una red cerrada y privada, esto es, la de casa o la del trabajo.

 

  1. Navegar con una conexión privada y verificada. Además de navegar desde una red segura, también es recomendable que el sitio o tienda utilice protocolos de seguridad y cifrado (HTTPS, SSL, IPsec, L2TP…) para que en todo momento nuestros datos viajen seguros y nadie pueda interceptarlos. En caso contrario, no es del todo fiable introducir datos bancarios.

 

  1. No pinchar en ofertas de correo. No debemos ser confiados ni descuidados, ni pinchar en los correos de oferta que a menudo aparecen en nuestras cuentas de correo. Es posible que muchas megaofertas nos redirijan a sitios poco recomendables e inseguros, e incluso pueden infectar nuestro dispositivo con virus o troyanos.

 

  1. No confiar en los precios exageradamente bajos: los megachollos no son fiables, son demasiado buenos para ser ciertos. Normalmente son productos sin embalaje original o falsificaciones, por lo que debemos desconfiar de inmediato (y si hace falta, abandonar la página).

 

  1. Infórmate todo lo posible sobre el sitio donde compras: nombre, ubicación, información de contacto (teléfono, correo electrónico), políticas de devoluciones, métodos de pago, ofertas, opiniones de usuarios y/o antiguos usuarios, preguntas frecuentes… Toda información es poca para verificar que se trata de una empresa fiable.

 

  1. Comprobar la posibilidad de devolución. Esto es de mucha ayuda si el producto no es el deseado. Esta posibilidad suele estar en la misma página y, de no ser así, en Política de devoluciones. Tener esta opción genera un grado de confianza.

 

  1. Atención al plazo de entrega. Debemos estar muy atentos al plazo de entrega, ya que si lo conocemos, no nos extrañará que el paquete tarde lo suyo en llegar. Cualquier plazo que se exceda es reclamable.

 

  1. Formas de pago. Si nunca hemos comprado por Internet, lo normal es que queramos optar por lo clásico (el contrareembolso). No desistamos si vemos que no disponen de ese método de pago, ya que también es posible pagar con tarjeta de crédito o con métodos seguros como PayPal o Trustly.

 

  1. Tarjeta virtual. Es posible crear una tarjeta de un importe y caducidad exactos por si no nos hace gracia introducir nuestros datos bancarios. Es una opción facilitada por los bancos, aunque requiere de más experiencia informática.

Con todos estos consejos evitaremos los ataques malintencionados como el phishing (suplantación de identidad), spoofing (falsedad de páginas web), pharming (redirección DNS) y otras amenazas, además de no tener envíos de spam ni verse afectada la privacidad de nuestros datos, e incluso nuestra situación legal.

Y, por si esto fuese poco, ya existen seguros que cubren ante estos ataques, que ya están disponibles en https://www.aimfri.es/seguro/ciber-riesgo.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s